Entradas

Vivimos y enseñamos un mundo de ficción

¡La concha de mi existencia, carajo!
Puedo escribir las líneas más tristes esta noche.  Escribir, por ejemplo: "la vida es una mierda". 
Bueno, perdón, es que estoy de malos ánimos. Trataré de exponer mis motivos de la forma más coherente que pueda, aunque al final quizá me salga una maraña de balbuceos. 
¿Y si les narro qué pasó? Bueno, probaré eso primero, aunque no estoy muy seguro de cómo salga el asunto. 

Hoy un grupo de estudiantes realizó un ensayo de una evaluación muy importante. Al principio esperaba mejores resultados, pero bueno, son estudiantes y les daré recomendaciones. Si embargo, cuando estaba ahí, tratando de motivarlos, de darles mis mejores palabras para su desempeño en la clase, por dentro de mí había una voz que decía "Al carajo, nada de esto tiene sentido. Los estoy acorralando a hacer algo que, aparte de una nota, quizá no tenga la menor trascendencia o importancia para sus vidas. Mejor sería simplemente pasar a algo más importante y dejar esto de lad…

Reflexiones sobre la educación

Imagen
Por: Said Ávila.
Son las seis de la mañana y por fin puedo escribir de nuevo. Bueno, ahora son las seis y media.
A pesar de ciertas circunstancias, como a la mayoría de  personas, la cuarentena que estamos viviendo debido a la pandemia internacional que enfrentamos (o nos confronta) me ha permitido reflexionar sobre algunas cosas, entre ellas, mi práctica laboral, con la cual no me he sentido muy conforme debido a distintos motivos. De repente no diré nada que no se haya notado antes. Sin embargo, yo no lo había notado hasta entonces, "de oídos lo había oído" mas ahora que lo veo con mis propios ojos ¡siento que tengo un grito que necesito sacar! En esta ocasión, trataré de compartirles por qué considero que la educación actual es deshumanizante y cuál es el ideal hacia el cuál creo que deberíamos dirigirnos. Partiré de mi experiencia, por supuesto, pero he observado esto en todos los demás colegios en los que están mis familiares están, ya sea como estudiantes o como educa…

Antes de partir hacia Honduras, un poquito de San José

Imagen
¡Hola a todos nuevamente! Me he perdido por casi dos meses, pero es que la vida me ha llevado por caminos muy enredados últimamente. 
En parte, también, es porque creía que este debía ser un blog de viajes y llamar la atención de todo el mundo, por lo que necesariamente tendría que estar cargado de imágenes que gustasen a todos. Pero recordé que no es así, que este espacio es mío y que debe una sensación placentera a mí, así que seguirá siendo un blog donde haré una de las cosas que disfruto hacer: escribir. Claro, una foto por aquí, otra por allá, pero claro, espero no sea lo más importante. Y, sin más preludio, a lo que vinimos. 
Antes de regresar a Honduras, tuve la oportunidad de estar en San José en dos ocasiones. Como vivo en un área rural, el visitar la ciudad siempre un lujo que trato de disfrutar al máximo, buscando conocer lugares nuevos, experiencias nuevas y mucho arte. 
La primera de estas ocasiones llegué como a las nueve noche y atravesé, entre vientos frescos y nervio…

Un poquito de palabras: parte de mi estadía en Honduras.

¡Hola a todos! Me reporto después de unas semanas. Esta entrada no será muy larga y hablaré de forma bastante general sobre mi estadía en Honduras hasta este momento. 
Pues les cuento que llevo un mes en el país, debido a las vacaciones en mi trabajo. Qué decirles, ha sido muy duro y lindo a la vez. Duro porque muchos problemas interiores persisten y han aflorado, y es difícil lidiar con ellos. Y lindo porque he estado con gente lindísima, hermosa, bella; entre ellos, mi amigo Pedro, el autor de la entrada anterior, pero también con personas nuevas que le han aportado luz y alegría a mi vida. ¡Ah, definitivamente estar con personas tan agradables ha hecho de este viaje una experiencia hermosa!
También me metí en un taller de teatro. ¡Genial! Siempre me he interesado por este arte mágico y por fin tuve la oportunidad de experimentarlo de algún modo. Me di cuenta de todo el trabajo, el esfuerzo y la genialidad de los actores. ¡Caray! ¡Cuán difícil es! ¡Son unos magos, unos creadores de…

Reseña literaria de "Loubavagu" de Rafael Murillo Selva

Hola a todos. Mi nombre es Pedro Antonio Acosta y soy hondureño. Tengo 24 años y conocí a Said en la UNAH, cuando iniciamos la carrera. Después de poco tiempo de tratarlo hice lo más natural al conocer a Said: quererlo mucho. Es uno de mis mejores amigos y definitivamente una de las personas más dulces que es posible encontrar en la tierra. Así, cuando me invitó a colaborar en este blog me sentí muy feliz. Ocasionalmente colaboraré con escritos en este blog, y compartiré con ustedes mi visión del mundo y lo que me hace feliz: literatura, cine, pintura, amigos, probar comida nueva, etc. Soy parte del mundo de mi amigo Said, y nada puede hacerme más feliz que eso. Es un placer saludarlos, y siempre pueden contactarme por aquí o a mi correo electrónico.
En esta ocasión, compartiré una breve reseña sobre la obra teatral "Loubavagu" de Rafael Murillo Selva. Es una obra muy interesante y marca un punto de inflexión en la literatura hondureña: es la primera obra de carácter comunit…

Lei

Por: Said Ávila
En esta ocasión, un pequeño cuento cuya idea me vino en mis primeros años de universitario, cuando a la Carrera de Letras ingresó una chica muy bonita de la que todos hablaban y me pregunté <<¿Qué pasaría si fuera ella la que se enamorara?>> Y bueno, es pura fantasía mía. Aquí va:
Iba bajando las gradas del D1 y, justo frente a la fotocopiadora, la vio de nuevo. Como en otras ocasiones, se quedó sin aliento. La había visto por primera vez unas semanas antes, cerca de las aulas del primer piso. Desde que la vio, le pareció fascinante y singular. No dijo nada nadie, pero, con la misma fuerza que callaba, latía su corazón. 
No la buscaba, no pretendía nada, ni siquiera pensaba en una posibilidad. Sin embargo, cada vez se la encontraba más seguido y, cuando esto ocurría, su corazón latía con más fuerza; no porque quisiese, sino porque algo era más fuerte y no lo podía, ni deseaba, controlar. Su rostro se sonrojaba, sentía tibia la pelvis y su hombros se relaja…

El Museo del Jade: confluencia entre modernidad y tradición.

Por: Said Ávila.
Todo los que hemos visitado San José probablemente habremos pasado por su Avenida Central, un interesante pasillo que atraviesa el corazón de la ciudad. Al caminar por él, se observa diversidad de negocios: tiendas de calzado, de lencería, librerías, venta de ropa, electrodomésticos, muchos restaurantes y cafés, más tiendas de ropa, artesanías, y más, más, más…

También es habitual encontrar artistas callejeros o gente pidiendo dinero para beneficencias, sobre todo cerca de las plazas, rodeadas por edificios de interesante y antigua arquitectura. Una que otra escultura en el camino no ha de extrañar, volviendo esta avenida en un pasillo lleno de color, actividad y, por qué no, divertimento. Sin embargo, el ajetreo urbano disminuye cuando este excéntrico pasillo llega a su fin, cerca del imponente Teatro Nacional.

Al avanzar unos metros más, la primera vez que recorrí esta ciudad, me encontré con uno de los museos más modernos que jamás hubiese visto. De carácter cúbico…